fbpx

Cómo montar un purificador de aire casero y fácil

El aire que respiramos, además de contener una mezcla de nitrógeno y oxígeno, vitales para la vida, más algunos gases nobles, como el argón, el neón, el helio, vapor de agua… contiene elementos contaminantes dañinos para la salud, como el ozono, el monóxido de carbono, el plomo, el arsénico, el amianto, el benceno, el metano, el dióxido de azufre… Para mantener los hogares y demás espacios cerrados libres de estos últimos, se utilizan los purificadores de aire

Es absolutamente necesario, sobre todo en las grandes ciudades, poseer un purificador de aire dentro de las instalaciones que se habitan, como los hogares, las oficinas, los colegios, los hospitales, etc., donde se pasa un buen número de horas y el aire se va enrareciendo continuamente, perdiendo calidad y pureza.

Es posible crear purificadores caseros de manera fácil y rápida, aunque, también, es posible ahorrar tiempo en el proceso de elaboración de uno de estos aparatos, comprando alguno de los que se localizan en el siguiente enlace: aparatosinteligentes.com/purificador-de-aire. En esa página web, aparece una selección de los mejores 5 purificadores de aire del 2019, con información útil y opiniones de usuarios que facilitarán la decisión de compra.

Pasos para hacer un purificador de aire (barato y eficaz) para el hogar

Es una triste realidad que los niveles de contaminación atmosférica no dejan de aumentar año tras año, sobre todo en las grandes ciudades. Las emisiones de las industrias, vehículos, la falta dramática de árboles en los entornos que se habitan y, en general, el descenso de masa vegetal que sufre el planeta no hace más que incentivar esta crisis que no parece que vaya a desaparecer.

Una forma de paliar estos efectos, que se puede llegar a catalogar como medida de emergencia, al menos dentro de los edificios, es la instalación de un purificador de aire, un objeto que puede fabricarse fácilmente si se tienen los materiales necesarios.

1er paso. Materiales para crear un purificador de aire casero

Los objetos, aparatos y demás materiales para producir este aparato son muy fáciles de conseguir. Se necesita un ventilador con pantalla plana (en su defecto, habrá que desmontarla y dejarla plana), un filtro HEPA (filtros de alta eficiencia, capaces de atrapar micropartículas PM2.5) y un par de correas ajustables o presillas para unir los elementos mencionados.

2º paso. Adaptar el ventilador

Dependiendo del modelo de ventilador, habrá que actuar más o menos, ya que se requiere dejar una de las caras lo más plana posible, despejando todos los elementos que impidan un posterior ajuste. Se deberá desmontar la parrilla frontal, que es donde se colocará el filtro.

3er paso. Ajuste de la velocidad

Solo en caso de que el desmontaje afecte a la perilla de velocidad, habrá que ajustarla definitivamente a una velocidad concreta. Lo más aconsejable es dejarlo a una velocidad media (si tiene 4 posiciones dejarlo en el 2 o en el 3). En estos casos, el filtro tendrá que encenderse y apagarse actuando directamente sobre el enchufe en la toma de corriente.

4º paso. El agarre

Posiblemente, este sea el paso más importante y dependerá del tamaño y del modelo de filtro que se haya adquirido. Este filtro se colocará en la parte del ventilador que, previamente, se ha debido dejar plana. El ajuste se realizará mediante el uso de correas, cuerdas o cinta adhesiva, según la habilidad y el material del que disponga la persona que esté llevando a cabo esta creación. Podría decirse que este ejercicio entra dentro de la modalidad DIY de manualidades tan de moda en los últimos tiempos para ahorrar en costes. Según el filtro disponible, que pueda o no limpiarse periódicamente o directamente reemplazarse, se deberá pensar en el tipo de agarre, para que se pueda quitar y poner fácilmente o, directamente, romper y tirar.

Dónde se recomienda el uso de estos dispositivos

Como ya se ha indicado en este artículo, la función principal de estos purificadores no es otra que la de limpiar el aire, eliminando los elementos contaminantes o tóxicos que pudieran flotar alrededor de las personas. Con el purificador, arriba descrito, el aire que envía el ventilador, de la sala donde se instale, pasará por el filtro, depurándolo, de manera rápida y muy económica.

Sitios cerrados

Tanto este purificador artesanal que se ha descrito, como cualquier otro más avanzado e industrialmente producido, se deberá colocar en lugares con insuficiente ventilación, espacios que hacen que la calidad del aire sea demasiado baja.

Espacios habitados por personas especialmente sensibles

Este aparato es muy útil para aquellas personas que sufren problemas cutáneos, como la dermatitis atópica o algún tipo de trastorno respiratorio, como el asma. Las instalaciones que ocupan quedarán limpias de partículas como el moho, la caspa de las mascotas, el polen, etc.

Después de una limpieza con productos químicos

No es agradable ni cómodo entrar en una sala justo después de haber sido desinfectada con productos de limpieza de olores penetrantes, como el amoniaco. Con el uso de un purificador de aire, se eliminarán estos tufos, así como los propios agentes químicos que queden levitando en el ambiente.