Inicio > Enfermedades > Lipedema, la enfermedad desconocida que muchas mujeres confunden con gordura

Lipedema, la enfermedad desconocida que muchas mujeres confunden con gordura

Lipedema - qué es, causas, síntomas, tratamiento...

Pese a que se trata de una patología relativamente frecuente que afecta entre un 12% y un 20% de las mujeres adultas, esta alteración de la distribución del tejido graso, que muchas mujeres confunden con gordura, sigue siendo, a día de hoy, el lipedema es enfermedad infravalorada y a menudo mal diagnosticada.

Dado que se trata de un trastorno crónico y progresivo que afecta a la calidad de vida de las mujeres que la sufren, en este artículo vamos a contarte qué es el lipedema, cómo se detecta y qué técnicas existen para su tratamiento.

¿Qué es el lipedema?

El lipedema es una afección crónica que afecta casi exclusivamente a las mujeres y que se caracteriza por una acumulación y distribución irregular de grasa bajo de la piel afectando principalmente a las extremidades inferiores (piernas y pies) así como a los glúteos.

Esto, unido al desconocimiento existente entre la población sobre esta enfermedad, hace que muchas mujeres confundan el lipedema con la gordura.

Aunque para muchas mujeres comience como una preocupación estética, esta acumulación de grasa, puede causar dolor e hinchazón, así como otros síntomas afectando física y psicológicamente a la persona que la sufre, especialmente si no se diagnostica correctamente.

A diferencia de la celulitis, las células adiposas que se forman bajo la piel en el lipedema contienen líquido adicional unido a la grasa, lo que hace que el área del cuerpo afectada (glúteos, piernas, etc) se distorsione, cambiando su tamaño, forma, color, consistencia y grado de sensibilidad.

Cómo se detecta el lipedema

Pese a que los especialistas señalan que al menos una de cada nueve mujeres tiene lipedema, se trata una patología aún desconocida difícil de diagnosticar cuyo desencadenante puede deberse a una situación estresante, a variaciones hormonales o cambios experimentados durante la pubertad, el embarazo o la menopausia. Además, se sabe que tiene un componente genético.

Cómo saber si tengo esta enfermedad

El lipedema puede ser muy frustrante y afectar mucho psicológicamente a la persona que lo padece cuando no ha sido diagnosticado.

De hecho, dado que la grasa acumulada puede adquirir una apariencia similar a la celulitis a veces se confunde con esta. También con obesidad o gordura, pero en el caso del lipedema las piernas y brazos suelen agrandarse al mismo tiempo y en la misma medida debido a la acumulación de células grasas anormales.

Sin embargo, los pies y las manos no se ven afectados, lo que crea un efecto de “pulsera” justo por encima de los tobillos y las muñecas.

Dado que la combinación de los síntomas del lipedema puede llevar a problemas de movilidad y causar daños psicológicos como una baja autoestima es muy importante prestar atención a los siguientes síntomas del lipedema:

  • Fatiga crónica o malestar de forma habitual.
  • Hinchazón de tobillos, pies y piernas
  • Piel es muy sensible al tacto cuando está inflamada.
  • Piernas hipersensibles que se lastiman con facilidad
  • Pequeñas venas dilatadas visibles bajo la piel

Por ejemplo, otro síntoma típico del lipedema es tener una talla de ropa muy superior para la parte inferior del del cuerpo frente a la superior.

Alguien con lipedema puede eventualmente tener retención de líquidos (linfedema) en sus piernas. Si bien, a diferencia del linfedema, el lipedema no comienza en la parte inferior de las piernas (pies y tobillos) sino en la parte superior de las piernas y suele afectar ambas piernas.

Tratamiento del lipedema

Por supuesto, tratar el lipedema no es una mera cuestión estética sino de salud.

Tener lipedema no es lo mismo que estar gordo ni implica obesidad mórbida.

El lipedema puede presentarse en una persona con bajo peso. La dieta y el ejercicio pueden ayudar a aliviar los síntomas, pero no eliminarán el trastorno.

Se trata de un trastorno progresivo que, pese a que no puede curarse, si es posible aliviar el dolor asociado al lipedema y frenar su avance mediante un tratamiento quirúrgico.

Para extraer el exceso de grasa o tejido adiposo acumulado se emplea la técnica de la liposucción pero no vale cualquiera. El empleo de una técnica de liposucción no apropiada puede causar un problema linfático.

Si bien, la liposucción asistida por agua (Water Jet Assisted Liposuction WAL) ha demostrado ser la técnica más efectiva hasta la fecha para tratar el lipedema. El Dr. Burgos de la Obra, cirujano jefe de Lipemedical fue el primero en emplear dicha técnica WAL en España.

A diferencia de los procedimientos de liposucción convencionales, durante la liposucción asistida por chorro de agua (técnica WAL), la grasa se desprende de la estructura del tejido con mucha menos fuerza aspirándose de forma simultáneamente, lo que reduce significativamente el riesgo padecer efectos secundarios.

Si sospechas que padeces esta enfermedad, no lo dudes y acude a una clínica especializada en lipodema. Sus profesionales te aconsejarán sobre cuál es el tratamiento más adecuado que debe llevarse a cabo y resolverán todas tus dudas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies