fbpx

Cómo la medicina personalizada está revolucionando la prevención, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer

76 / 100

La medicina personalizada, a veces denominada “medicina de precisión”, supone un novedoso enfoque de la práctica médica que se basa en la identificación de las características únicas (genéticas y moleculares) de un paciente para mejorar la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades, entre ellas la que denominamos cáncer y que en realidad no es más que un conjunto de enfermedades que se caracterizan por una proliferación anormal de ciertas células del organismo. 

A diferencia de la medicina tradicional, que se basa en el empleo de técnicas y la aplicación de tratamientos estándar para diagnosticar y tratar el cáncer, la medicina personalizada utiliza información genética y molecular específica del paciente y su tumor, con el objetivo de desarrollar un tratamiento personalizado y específico que tenga en cuenta estas características únicas. 

En este artículo, explicaremos qué es la medicina personalizada, cómo funciona y cómo está transformando la prevención, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer.

¿Cómo funciona la medicina personalizada en la lucha contra el cáncer?

El cáncer es una enfermedad compleja que no solo afecta a nuestro organismo, sino que también tiene un impacto significativo en la vida emocional, social y psicológica del paciente. Por ello, el actual tratamiento integral del paciente oncológico se ha consolidado como la mejor estrategia contra el cáncer ya que esta aproximación aborda todos los aspectos de la enfermedad como la necesidad de que el diagnóstico sea preciso y temprano o que el tratamiento esté adaptado a las necesidades y características de cada paciente.

En este punto es dónde, al permitir una mayor precisión en el diagnóstico y el tratamiento del cáncer, la medicina personalizada puede mejorar tanto la eficacia de los tratamientos como la calidad de vida de los pacientes con cáncer ya que se adapta a las necesidades individuales de cada paciente.

Para conocer las características genéticas, moleculares y ambientales de un paciente y su tumor, la medicina personalizada utiliza diversas técnicas avanzadas de diagnóstico como la secuenciación del genoma, que permite a los médicos analizar el ADN de las células tumorales del paciente e identificar mutaciones y otras características que están asociadas con el cáncer. 

Esta información ayuda a los oncólogos a entender cómo el cáncer se está comportando en un paciente específico y les permite, por ejemplo, poder identificar los genes, las proteínas y los procesos biológicos que contribuyen al crecimiento y la propagación del tumor.

Una vez que se han identificado estas características únicas del paciente y su tumor, se pueden desarrollar tratamientos personalizados que tengan en cuenta factores como su historial familiar y su perfil genético. Estos tratamientos pueden incluir terapias dirigidas, terapias inmunológicas o combinaciones de distintas terapias en función de las características específicas del tumor de cada paciente.

Principales ventajas de la medicina personalizada

Esta nueva estrategia de tratamiento del cáncer ha demostrado tener muchas ventajas significativas en comparación con los tratamientos convencionales en los que no se tenían en cuenta las características únicas de cada paciente y su tumor.

Desde el diagnóstico preciso hasta una mayor eficacia pasando por una reducción de los efectos secundarios y mejora en la calidad de vida de los pacientes, estamos observando cómo la medicina personalizada está transformando la forma en que luchamos contra el cáncer. 

Algunas de las principales ventajas de la medicina personalizada en el tratamiento del cáncer. 

Ayuda en la elección de las mejores terapias dirigidas contra el cáncer 

Una vez identificadas las características moleculares del tumor, se pueden seleccionar las terapias dirigidas más adecuadas, es decir, los mejores tratamientos que ataquen directamente a las células cancerosas basándose en la información molecular del tumor. Esto conlleva evidentemente mayores niveles de eficacia.

Reduce los efectos secundarios

Del mismo modo, la medicina personalizada puede mejorar las terapias inmunológicas ya que se puede utilizar esta información genética para identificar biomarcadores específicos que indiquen qué pacientes son más propensos a responder a ciertas terapias inmunológicas y seleccionar el tipo de tratamiento más adecuado para cada paciente. 

Esto puede suponer no sólo una significativa mejora de la eficacia del tratamiento sino que puede ayudar a reducir los efectos secundarios para el paciente, algo muy relevante en pacientes con cáncer avanzado o recurrente.

Facilita el monitoreo y la realización de ajustes en el tratamiento

Además, este nuevo enfoque o abordaje del tratamiento del cáncer basado en la medicina personalizada y que algunos expertos denominan también como «oncología de precisión» posibilita un mejor monitoreo o seguimiento de la respuesta del paciente al tratamiento y con ello una mayor flexibilidad para realizar los ajustes necesarios, ya sean ajustes en la dosis de los medicamentos prescritos o la selección de terapias adicionales que puedan considerarse más efectivas para el paciente.

Ayuda a prevenir el cáncer

Además, la medicina personalizada está abriendo nuevas posibilidades en la prevención del cáncer hereditario ya que permite identificar a aquellas personas con un mayor riesgo de desarrollar cáncer y ofrecerles opciones de prevención más efectivas y personalizadas en función de su información genética y antecedentes familiares. 

Como podemos observar la medicina personalizada ofrece varias ventajas frente a los enfoques más tradicionales, incluyendo un diagnóstico del cáncer y la selección de tratamientos más precisos, lo que puede mejorar significativamente la eficacia del tratamiento y mejorar la tasa de supervivencia en pacientes con cáncer. 

Tratamiento integral del paciente oncológico 

Además, posibilita la personalización de la atención médica, no debemos olvidar que cada paciente tiene características únicas y la medicina personalizada se centra precisamente en estas características individuales para ofrecer el tratamiento más efectivo y seguro para su tumor, algo que también contribuye en una reducción de costes y optimización de recursos, pero sobre todo, supone la reducción de efectos secundarios y una mejora en la calidad de vida de los pacientes, 

Sin duda alguna la medicina personalizada representa una nueva era en el tratamiento del cáncer gracias a su enfoque más preciso y adaptado a las necesidades individuales de cada paciente que favorece un tratamiento integral del paciente oncológico.

A medida que la tecnología avanza, es emocionante pensar en el potencial que tiene la medicina personalizada para continuar mejorando la vida de los pacientes con cáncer en el futuro y ofrecerles una mayor oportunidad de éxito en la lucha contra esta enfermedad devastadora. 

Pese a que no debemos olvidar que la prevención del cáncer implica la adopción de hábitos de vida saludables y la reducción de factores de riesgo conocidos, como el tabaquismo, la exposición a ciertos químicos, el sedentarismo y la falta de actividad física… La medicina personalizada puede ayudar a identificar determinados factores genéticos que predisponen a una persona al cáncer y, por lo tanto, posibilitan una intervención temprana y la adopción de medidas que impidan que se desarrolle el cáncer.

En definitiva, aunque la medicina personalizada no puede evitar el cáncer, es una herramienta clave en la detección temprana, diagnóstico preciso, el tratamiento y la prevención del cáncer.