Miedo al dentista en niños – Cómo ayudar a tu hijo a superarlo

Si tu hijo tiene miedo de acudir al dentista, no debes preocuparte en exceso, es algo bastante común. Lo creas o no, se estima que casi el 20% de los niños en edad escolar sienten miedo de ir al dentista, también llamado fobia o ansiedad dental.

Cuando se es niño, es perfectamente normal tener miedos, especialmente a situaciones novedosas o estresantes. Pero además, la ansiedad dental es una de las 10 fobias más comunes entre la población general. Por lo tanto, no sólo es cosa de niños.

El origen de este miedo al dentista o fobia se ha relacionado con el dolor físico que sentíamos durante la primera dentición, la cual tiene lugar entre los seis meses y el primer año de vida de una persona.

De alguna forma, nuestro subconsciente revive esa experiencia dolorosa y la consecuencia de ello es la aparición de ese miedo y el rechazo a la atención dental que conocemos como odontofobia.

Desafortunadamente, este problema pese a ser común dificulta las cosas no sólo a los padres sino también a dentistas e higienistas dentales que intentan ayudar al niño.

Peor aún, la ansiedad generada en el niño por esta fobia puede ser perjudicial para la salud oral del niño ya que le impide recibir la atención dental necesaria.

Entonces, ¿Como padres qué podemos hacer algo para ayudar a un niño a superar esta ansiedad?

La respuesta evidentemente es que sí.

A continuación, vamos a compartir algunas claves y consejos sencillos que puedes poner en práctica para lograr que la visita al dentista deje de ser una experiencia desagradable y estresante para tu hijo.

Consejos para ayudar a un niño a superar el miedo al dentista

Lleva a tu hijo a un especialista en odontopediatría

Los odontopediatras o dentistas infantiles son profesionales especializados en la prevención y tratamiento de las enfermedades bucodentales en niños que no sólo disponen de equipos, instrumental y materiales para una óptima atención odontológica de niños sino que cuentan con formación específica en psicología infantil.

Los niños se comunican de forma diferente, afrontan las situaciones y gestionan las emociones de forma muy distinta a los adultos.

Por estos motivos, es muy importante acudir, especialmente si se trata de la primera consulta, a un dentista infantil, ya que su experiencia sobre el comportamiento de los niños y sus conocimientos le permiten reducir la posible ansiedad y aprensión que puede sentir un niño al sentarse en la silla dental.

No engañes a tu hijo, dile claramente que vais al dentista

Los niños necesitan tiempo en su vida para adaptarse y afrontar a situaciones desconocidas. Por ello, nunca cometas el error de esperar hasta el último momento para contarle a tu hijo que vais al dentista. Ello sólo logrará agravar su ansiedad o fobia dental.

Pos supuesto, nunca le engañes diciendo que vais al parque o algo similar cuando en realidad lo vas a llevar al dentista.

En lugar de ello, dile con días de antelación lo de su visita al dentista. Deja que los días previos exprese sus temores a medida que se acerca el día de su cita.

Responde a todas sus preguntas sobre el dentista con respuestas sencillas y directas. Si no sabes que responder, dile que también puede hacerle preguntas al dentista.

Los profesionales especializados en ortodoncia infantil están capacitados para describir de manera amena los procedimientos a los niños de forma que les sea comprensible..

La educación bucodental en niños es clave. Por ello, es muy recomendable hablar con ellos sobre la importancia de mantener dientes y encías saludables haciendo hincapié en la importancia de mantener unos hábitos de higiene oral correctos. También, explicarle que el dentista es un médico que le ayuda a cuidar su boca y evitar que tenga enfermedades.

Informa al dentista sobre la fobia de tu hijo

Antes de acudir al dentista, informa al dentista sobre la fobia dental de tu hijo con anticipación. Esto lo ayudará a estar preparado para la visita. Aproveche para preguntarle qué puedes hacer para tranquilizar a tu hijo y sigue sus instrucciones durante la visita.

Un pequeño truco es asegurarte de llevar el juguete favorito de tu hijo cuando vayas al dentista.

Este será una distracción de gran ayuda para tu hijo durante la visita. Déjale que juegue con él en la sala de espera y si es posible que lo mantenga en sus manos mientras dure la visita.

Mantén la calma en todo momento

Pese a que es muy difícil mantener la calma mientras un hijo tiene una rabieta, ponerse nervioso y gritar sólo agravará la situación.

Habla suavemente a tu hijo, le hará sentirse más seguro y cómodo.

Si bien, se necesita mucha paciencia para lidiar con la ansiedad dental no debes desesperarte. En la mayoría de niños la fobia dental sólo es pasajera.

Lo mejor es dejar que los dentistas infantiles hagan su trabajo, ya que son los profesionales más preparados para prestar la atención dental que tu hijo necesita.

En definitiva, poniendo en práctica estos consejos ayudarás tu hijo a superar su miedo al dentista ayudándolo a comprender que es algo beneficioso para su salud.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies