fbpx

COVID-19 y salud mental – Efectos psicológicos de la pandemia

15 / 100

Pese a que a menudo no somos conscientes de ello, la incertidumbre y la situación de alarma social causada por la pandemia de COVID-19 no sólo ha tenido y tiene consecuencias a nivel económico o sanitario sino que afecta en gran medida a cómo nos sentimos y reaccionamos las personas ante estas difíciles circunstancias.

Las investigaciones realizadas al respecto no dejan lugar a dudas, según datos de un estudio titulado “Malestar psicológico derivado de la COVID-19 en la segunda ola” elaborado por el Consejo General de la Psicología de España (COP), siete de cada diez personas reconocen haberse sentido nerviosas, angustiadas, e incluso muy tensas, debido a la situación generada por la pandemia.

Principalmente han sido las personas más jóvenes, las que tienen edades comprendidas entre los 18 y 39 años, las que han manifestado más ansiedad y síntomas relacionados con la depresión como la falta de interés o placer en hacer actividades que antes les generaban satisfacción.

Para conocer más sobre el devastador impacto psicológico del COVID-19 en nuestras vidas hemos consultado al equipo de profesionales De Salud psicólogos para conocer algunas claves para superar estas secuelas psicológicas del aislamiento social y la incierta situación económica y social actual a causa de la pandemia que ha alterado nuestras vidas.

Cómo a afectando la pandemia a nuestra salud mental

El confinamiento decretado por las autoridades, la falta de contacto social, la crisis económica y social, el miedo, la incertidumbre, la enfermedad, la perdida de seres queridos… prácticamente no hay un área de nuestra vida que no haya sido afectada por la situación de pandemia.

El coronavirus ha trastocado nuestros planes, cambiado nuestras rutinas, hábitos… y todo esto al final hace mella en nosotros, tiene consecuencias negativas tanto sobre nuestra salud física como mental.

Se estima que desde el inicio de la pandemia se ha multiplicado por tres el uso de ansiolíticos con receta médica. Y un dato aún más preocupante ¡se han multiplicado por diez los no prescritos!. Una barbaridad.

A raíz de la Covid la prevalencia de depresión es más de tres veces superior. Cuatro veces en el caso de la ansiedad y cinco veces en trastorno de estrés postraumático (TEPT). En el caso de personas afectadas por COVID-19 síntomas como el insomnio y malestar psicológico se multiplican.

Problemas para dormir, mayores tensiones familiares e irritabilidad, sensación de apatía y tristeza son algunas de las principales consecuencias psicológicas y emocionales de la pandemia.

¿Cómo podemos superar esta situación de ansiedad y depresión?

La pérdida de empleos, de salario, la paralización de actividades comerciales, el cierre de negocios, la incertidumbre sobre el futuro… motivos no nos faltan para estar preocupados. Debemos ser conscientes de que pasará un tiempo hasta que lleguemos a la ansiada inmunidad de rebaño y recuperemos cierta normalidad.

Pese a las personas estamos programadas de manera evolutiva para tener pensamientos negativos como mecanismo de autoprotección, no podemos dejar que emociones “negativas” la ansiedad y la tristeza dominen nuestras vidas.

Si bien es difícil generalizar y dar “recetas globales” en lo referente a salud mental, ya que cada uno de nosotros afrontamos una situación tan anómala y extraordinaria como la actual con nuestros recursos propios, a continuación te dejamos algunas recomendaciones para lidiar mejor con la ansiedad y la depresión.

4 Consejos para combatir síntomas asociados a la depresión y la ansiedad

Retoma tus rutinas

A veces as personas dejamos de hacer actividades que nos hacen sentir bien como practicar deporte, leer un libro, escuchar nuestro grupo o artista musical favorito… porque nos invade la apatía. Es muy importante realizar estas actividades placenteras a diario.

Cuida tu alimentación

Seguir una dieta equilibrada es clave a la hora de prevenir las enfermedades mentales. Consumir frecuentemente alimentos como frutas, vegetales, frutos secos, cereales integrales y huevos ricos en vitaminas, minerales y Omega 3 promueven la producción de neuronas entre otros beneficios.

Descansa lo suficiente

El descanso juega un papel fundamental en el correcto funcionamiento de nuestro cerebro. Por ello, debemos tratar de dormir nuestras 8 horas de sueño y evitar las comidas copiosas y el uso de dispositivos tecnológicos justo antes de dormir.

Realiza actividad física a diario

Hacer deporte o realizar una actividad física como pasear a diario no solamente es importante para nuestra salud física sino que es vital para nuestra salud emocional.

Todos nos sentimos mejor con nosotros mismos cuando hacemos actividad física porque
estimula la producción de endorfinas, una sustancia que aumentan el estado de bienestar y disminuye la tensión y dolor emocional.

Confía en tus redes de apoyo

Estas son la pareja, los amigos, la familia, los compañeros de trabajo, equipo, club… las personas cercanas a nosotras que nos conocen muy bien y que nos van a apoyar en lo que sea necesario.

Cuéntales cómo te sientes y comparte tiempo de calidad con ellos.

Por supuesto, estas son recomendaciones genéricas. Por ello, cuando sea necesario debemos buscar apoyo psicológico para entender mejor lo que nos está pasando o cuál es la causa de esa emoción negativa que sentimos.

Cómo ocurre con cualquier otro problema de salud, ante determinadas situaciones necesitaremos de la ayuda de un profesional, en este caso de la salud mental. Nadie mejor que él nos va a proporcionar las estrategias necesarias para superar la tristeza, la distimia y la depresión que puede limitar nuestra vida.