Ortodoncia en niños, ¿Cuándo llevarle al ortodoncista?

¿Estás considerando la ortodoncia para tu hijo? Llevar a tu hijo a un ortodoncista puede prevenir problemas futuros y evitar la cirugía.

Abordar los problemas dentales de los niños cuando son más jóvenes reduce los plazos y aumenta el éxito de un tratamiento de ortodoncia.

Sin duda alguna, la preocupación por la salud oral de sus hijos es una prioridad para toda madre o padre. Pero existe mucho desconocimiento sobre este tema. Muchas veces los padres no saben elegir el momento adecuado para llevar a su hijo por primera vez al dentista. Otras veces desconocen a qué edad o cuando es necesario iniciar un tratamiento de ortodoncia en sus hijos.

De ahí la importancia de acudir a revisiones periódicas. Los ortodoncistas suelen decir que la edad ideal para hacer las primeras visitas al dentista es desde la tierna infancia.

A partir de los 2 o 3 años de edad, cuando le hayan salido los primeros dientes al niño.

Cuanto más jóvenes sean, antes se podrán detectar y corregir los posibles malos hábitos higiénicos y/o alimentarios.

A partir de qué edad le puedo poner ortodoncia a mi hijo

Pero en cuanto a la ortodoncia, la respuesta no es tan sencilla. Cuando es necesaria, lo ideal es hacer la ortodoncia lo antes posible para que cuando lleguen a la edad adulta se hayan corregido las maloclusiones dentales o malas posiciones dentarias ya que perjudican la función masticatoria, pueden provocar trastornos en la función respiratoria, lingual, labial, etc.

El momento en que se puede poner ortodoncia a un niño puede ser desde muy temprana edad, dependiendo de cada caso en particular y el problema de cada uno.

A partir de los 4 o 5 años, si el niño presenta un problema óseo o de hueso importante como paladares estrechos o una mandíbula muy prominente, se puede empezar a utilizar aparatos de ortodoncia. Sólo en este tipo de casos estaría justificada la ortodoncia.

Entre los 8 y los 12 años se puede aprovechar que el crecimiento del hueso es muy plástico para intervenir con el objetivo de corregir los defectos óseos que presenta el niño mediante el uso de aparatos funcionales. Algunos son fijos otros son removibles.

Si bien, muchos padres de familia por el afán de ver a sus hijos con una bonita sonrisa desean iniciar un tratamiento de ortodoncia con aparatos fijos (brackets) a una edad más temprana de la adecuada y esto puede provocar problemas periodontales que dañen la salud oral de su hijo.

Cuando no existe un problema importante, la ortodoncia debería iniciarse a partir de los 12 o 13 años de edad y no antes. Si bien, valorar cuando es necesario ponerle a un niño implantes dentales corresponde al odontopediatría. Por ello, nuestra recomendación en acudir siempre a una Clínica dental especializada en ortodoncia infantil.

Beneficios de la ortodoncia infantil

Los tratamientos de ortodoncia infantil están enfocados a corregir cualquier tipo de maloclusión como apiñamiento, mordida abierta, cruzada, sobremordida… Por lo tanto, su objetivo final es logar una oclusión estética y funcional en el niño.

Dicho en otras palabras:

La ortodoncia busca corregir cualquier problema de posicionamiento de la mandíbula y los dientes.

En definitiva, los tratamientos y aparatos de ortodoncia tienen como finalidad enderezar los dientes de tal manera que los conjuntos de dientes superior e inferior se encuentren en perfecta alineación.

Pese a que en un principio la mayoría de padres demanda un tratamiento de ortodoncia para su hijo con un fin estético, los beneficios de someterse a una ortodoncia van más allá de tener una sonrisa hermosa y saludable en la edad adulta.

Realmente lo que se persigue es lograr una una mejora funcional. Es decir, que el niño mastique bien, pueda respirar mejor o evitar dolores de cabeza, recesiones gingivales, etc.; entre otras muchas cosas que podemos mejorar y evitar con el tratamiento de ortodoncia infantil adecuado.

Además, ayuda a prevenir el desarrollo de malos hábitos bucales como chuparse el dedo, respirar por la boca y empujar la lengua contra los dientes.

Previene defectos de desarrollo en la mandíbula y los dientes del niño, reduciendo la necesidad de futuros tratamientos, incluida la cirugía.

Hay muchos problemas que pueden corregirse mediante la ortodoncia en la primera infancia. Por esta razón, se recomienda a los padres de niños con edades comprendidas entre los 8-10 años que los lleven a un ortodoncista para que este realice una completa evaluación.

A esta edad ya están presentes los primeros molares permanentes en la boca de un niño, lo que permite observar si hay una maloclusión en desarrollo, también conocida como “mala mordida”. Además, normalmente los incisivos también han comenzado a aparecer y por ello es posible detectar problemas como apiñamiento, mordidas profundas, mordidas cruzadas y mordidas abiertas.

Si crees que tu hijo necesita un tratamiento de ortodoncia, no lo dudes y acude al ortodoncista, se trata del profesional más capacitado para determinar las opciones de tratamiento más adecuadas o cuál es el mejor momento para comenzar el tratamiento de ortodoncia de tu hijo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies