Cómo saber si mis hijos son adictos a las redes sociales

Hoy día la tecnología, y en especial internet, es parte fundamental de nuestra vida. Lo usamos a diario: en el trabajo, en los estudios, durante nuestras horas de ocio. Quizás su uso más popular sea a través de las redes sociales.

Ya sea chateando por sistemas de mensajería como Whatsapp, viendo fotos en Instagram o Facebook, vídeos de Youtube… o interactuando en cualquier otra plataforma online en la que se pueda compartir actualizaciones, fotos y vídeos se puede decir que estamos hiperconectados.

Sin embargo, a menudo no somos conscientes del punto en el que se pasa de hacer un uso responsable y normal de las redes sociales o el móvil a abusar de la tecnología.

A alguien le gusta tu foto en Instagram, chateas con alguien en Facebook, juegas contra otro online con tu móvil; en todos estos casos tu cerebro libera pequeñas dosis de dopamina y eso puede engancharte rápidamente. Hay personas más vulnerables a la adicción que otras, y por supuesto, los niños lo son mucho más que los adultos.

Las cifras no dejan lugar a dudas, a los 12 años casi el 70% de los niños españoles tiene un móvil con acceso a internet y está presente en alguna red social. Según datos de la UNIR (UNIVERSIDAD INTERNACIONAL DE LA RIOJA) uno de cada tres niños pasa de media tres horas diarias conectado a internet y gran parte de ese tiempo dentro de una red social.

Controlar el uso del móvil y las redes sociales que hacen nuestros hijos no es fácil, pero es imprescindible.

Los niños no son conscientes de los riesgos que conllevan las redes sociales y por ello hay que controlar su uso. Y lo mejor es hacerlo con diálogo.

¿Cómo saber cuando un niño o adolescente es adicto a las redes sociales?

Responder a la pregunta: ¿cuándo se puede decir que se es adicto a las redes sociales o al móvil? no es sencillo. Si embargo, existen una serie de señales que pueden alertarnos sobre una conducta adictiva tanto con el móvil como con las redes sociales.

Si bien, a continuación enumeraremos una serie de síntomas comunes en niños adictos a las nuevas tecnologías, en particular al móvil y las redes sociales, si deseas conocer más información sobre el tema lo mejor es que acudas a un centro de adicciones especializado en adicción a las redes sociales en jóvenes.

Las consecuencias de una adición al móvil y las redes sociales pueden ser muy graves y van desde problemas de conducta o fracaso escolar hasta dolores, insomnio, fatiga… Por ello, busca ayuda especializada si observas estos síntomas.

Principales síntomas en niños adictos a las redes sociales

Lo primero y lo último que hace cada día es coger el móvil y mirar sus redes sociales

Si observas además que tu hijo/a trata de terminar la comida o la tarea que está realizando lo más rápido posible para coger el móvil, puede ser un síntoma de la presencia de un comportamiento adictivo.

Nerviosismo, inquietud, incluso ansiedad cuando le quitas el móvil.

Al igual que ocurre con cualquier otra adicción, se puede sufrir síndrome de abstinencia cuando hay una restricción, especialmente si es “brusca” a las redes sociales.

Búsqueda compulsiva de aceptación social.

Es completamente natural que los niños quieran sentirse queridos e incluidos en sus círculos sociales. Sin embargo, para muchos niños, la cantidad de amigos que tienen en Facebook o Instagram, el número de grupos de Whatsapp en el que están influye en cómo se perciben a sí mismos creyendo que determina el nivel de popularidad que tienen.

Compartir demasiada información como fotos en las plataformas de redes sociales puede estar relacionado con la necesidad de aprobación social. Se trata, en definitiva de una forma de ser reconocido por los amigos.

Preferir comunicarse a través de las redes sociales que en persona.

Si tu hijo prefiere pasar su tiempo en Facebook o Instagram en lugar de salir a dar una vuelta con sus amigos a la calle, el parque, etc.; definitivamente es una señal clara que indica que ha llegado el momento de tomar algunas medidas.

Fracaso escolar, malas notas, problemas en clase…

Una de las grandes señales de adicción es que el niño no puede o le cuesta mucho concentrarse a la hora de estudiar o realizar sus tareas debido a las constantes distracciones causadas por coger el móvil o el ordenador para visitar sus redes sociales.

Irritabilidad y cansancio.

Pasar mucho tiempo frente a la pantalla del móvil, especialmente por la noche antes de dormir, perjudica seriamente el bienestar emocional y físico de un niño. La fatiga y la irritabilidad pueden ser signos de una adición a las tecnologías.

Si observas varios de estos síntomas podría que tu hijo es adicto a las redes sociales. En ese caso, lo recomendable es buscar ayuda especializada. Como cualquier otra, la adicción a las redes sociales y al móvil es tratable y puede superarse cuando se cuenta con un asesoramiento personalizado y las herramientas adecuadas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies