Dieta libre de gluten: inconvenientes, riesgos, consecuencias…

En los últimos años, las dietas sin gluten se han añadido a la ya larga lista de “dietas milagro” que supuestamente ayudan a perder peso.

Cada año la demanda de productos sin gluten por parte de personas que no son celiacas ni alérgicas o presentan sensibilidad al gluten crece exponencialmente.

Seguramente, como habrás podido observar, hoy en los pasillos de los supermercados abundan infinidad de productos orgullosamente etiquetados como “Sin gluten”.

La verdad es que, tras haber estado durante años marginados en estanterías de tiendas especializadas, cada día salen al mercado nuevos alimentos libres de gluten.

Las grandes marcas de alimentación han apostado por la creación de un sin fin de nuevos productos libres de gluten para aprovechar el tirón de esta moda pasajera y así satisfacer la demanda de consumidores ávidos por eliminar el gluten de su dieta diaria a la vez que incrementan sus beneficios.

Sin duda alguna, una de las principales razones que explica el hecho de que seguir una dieta sin gluten se haya vuelto tan popular reside en el hecho de que muchos famosos han animado a seguir esta peligrosa pauta de alimentación al exponer públicamente sus comidas libres de gluten a través de las redes sociales.

Y es que cuando “celebrities” como Gwyneth Paltrow cuentan en sus entrevistas cosas cómo que eliminar los alimentos con gluten de su dieta ha cambiado su vidas, animan a un gran número de personas mal informadas a seguir este tipo de modas pasajeras en alimentación creyendo que así lograrán, por ejemplo, perder esos kilos de más.

El problema es que estas personas siguen ciegamente estas dietas de moda sin saber sus inconvenientes y peligros.

Una  dieta libre de gluten ¿es saludable?

Pese a lo que muchos creen una dieta sin gluten no es necesariamente más saludable. De hecho, a menudo provoca el efecto contrario al deseado ya que muchos productos sin gluten son ricos en carbohidratos procesados ​​y contienen una mayor cantidad de azúcar.

Para las personas que no pueden tolerar el gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada, eliminar alimentos que contienen gluten de su dieta es una necesidad.

Por ejemplo, en las personas con enfermedad celíaca, el gluten desencadena una respuesta inmune que daña el revestimiento del intestino delgado.

Las consecuencias que puede tener consumir alimentos con gluten para estas personas celiacas van desde una reducción en la absorción de nutrientes de los alimentos hasta problemas muy serios de salud como: osteoporosis, infertilidad, diarrea crónica, hinchazón abdominal, convulsiones….

Una enfermedad digestiva relacionada con la celiaquía es la llamada sensibilidad al gluten o sensibilidad al gluten no celíaca. Las personas con este trastorno digestivo pueden experimentar síntomas similares a la enfermedad celíaca pero sin sufrir un daño intestinal.

¿Cuáles son los efectos positivos del gluten?

Evitar el gluten significa mucho más que renunciar a comer panes tradicionales, cereales, pasta, pizza o cerveza. El gluten también se esconde en otros muchos productos como el helado, el ketchup, la salsa de soja y otros muchos alimentos.

También está presente en suplementos de vitaminas y minerales para deportistas, algunos medicamentos e incluso muchas pastas de dientes.

Esto hace que seguir una dieta sin gluten sea complicado. Especialmente, resulta mucho más caro ya que el coste de elaboración de los productos sin gluten es mayor y, por lo tanto, también lo es su precio.

Si bien, el gluten en sí no ofrece ningún beneficio nutricional especial, sí lo hacen los muchos cereales que contienen gluten.

Como es sabido, estos cereales son ricos en vitaminas como la vitamina B así como en minerales esenciales para nuestro organismo como el hierro. Y, por supuesto, en fibra.

El trigo, el centeno y la cebada son una fuente importante de la fibra dietética que nuestros intestinos necesitan para funcionar correctamente.

¿Cuáles son los riesgos para la salud de una dieta libre de gluten?

Eliminar el gluten de la dieta cuando no se padece una intolerancia a esta proteína ni se tiene enfermedad celiaca lleva aparejado diversos riesgos para la salud.

Una investigación realizada por científicos de la Universidad estadounidense de Illinois (Chicago) relaciona las dietas libres de gluten con un riesgo mayor de exposición a metales tóxicos tan peligrosos para la salud como el arsénico y al mercurio presentes en determinados alimentos.

Otro estudio, en este caso llevado a cabo por la prestigiosa Universidad de Harvard, concluyó que eliminar el gluten de la dieta incrementa el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Otros estudios científicos han evidenciado que los alimentos sin gluten presentan en su composición una mayor cantidad de lípidos y ácidos grasos frente a los que contienen esta glicoproteína.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que los alimentos con gluten sacian más ya que proporcionan un mayor aporte proteico y cuentan con un alto contenido de fibra. Esto desmonta el mito extendido de que una dieta libre sin gluten ayuda a adelgazar o perder peso.

En definitiva para quienes padecen enfermedad celíaca, intolerancia o sensibilidad al gluten, es esencial eliminar completamente el gluten de su dieta. Para estas personas comprar alimentos sin gluten no es una decisión personal, es simplemente una necesidad.

Pero para quienes no tienen intolerancia ni sensibilidad a esta proteina, una dieta libre de gluten puede suponer un grave riesgo para su salud.

Por ello, si por ejemplo lo que se desea es una dieta para bajar de peso, lo mejor es acudir a un especialista y seguir siempre una dieta variada y equilibrada rica en cereales, frutas y verduras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies