fbpx

Cómo ayuda el CBD a dormir

56 / 100

No hay lugar a dudas, dormimos poco y mal. Cada día es mayor el número de personas que sufren trastornos del sueño como insomnio debido en gran parte al estrés y la adopción de hábitos de vida poco saludables como una mala alimentación o horarios de descanso irregulares.

De hecho, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), se estima que el 48% de la población adulta tiene una mala calidad del sueño algo que sin duda hace que nuestra salud se vea afectada ya que el sueño es uno de los principales mecanismos reparadores de nuestro organismo y está involucrado en innumerables procesos fisiológicos fundamentales para la vida humana.

Para nadie es un secreto que la falta de sueño puede ocasionar trastornos en nuestro estado de ánimo como una mayor irritabilidad, sensación de cansancio o una mayor dificultad para concentrarnos. 

Pero cuando se sufre de insomnio crónico, aumenta considerablemente el riesgo de mortalidad debido a eventos cardiovasculares, así como de desarrollar problemas metabólicos como la diabetes y obesidad. Sin olvidar que puede afectar gravemente a nuestras funciones cognitivas, e incluso ser un factor desencadenante de diversos problemas de salud mental.

Por ello, cada vez más personas con problemas para dormir buscan alternativas más naturales para combatir el insomnio evitando así el riesgo de depender de fármacos.

Afortunadamente, hoy día disponemos de productos naturales para dormir mejor que nos ayudan a conciliar el sueño sin causar ningún tipo de dependencia, presentados en diversos formatos como infusiones, comprimidos o gotas para dormir, elaborados a base de melatonina y otros componentes de origen 100% natural como el aceite CBD, un compuesto cada día más popular extraído del cáñamo.

A pesar de que en los últimos años diversos estudios han puesto de manifiesto los beneficios que tiene el uso terapéutico del CBD como coadyuvante frente patologías cronológicas, el insomnio sería una de ellas, aún existe un estigma social asociado al CBD (cannabidiol).

Esta situación se debe al desconocimiento mayoritario que se tiene en torno a este compuesto tan de moda extraído del cannabis. Por esta razón, a continuación  vamos a contarte como el CBD está ayudando cada día a un mayor número de personas a aliviar molestias, relajarse, descansar y dormir mejor.

¿Qué es el CBD y por qué puede ayudarte a dormir mejor? 

El CBD o cannabidiol es uno de los más de 100 compuestos identificados en la planta Cannabis Sativa pero, a diferencia de otros como el THC, el CBD no produce efectos psicoactivos. Por lo tanto, no se trata de una sustancia peligrosa o adictiva.

Si bien, debemos tener presente que el CBD, como cualquier otro compuesto natural, no es la panacea ni viene a reemplazar posibles tratamientos prescritos por profesionales de la salud. Pero sí que cuenta con algunos efectos positivos para la salud. Entre ellos, favorece un estado de relajación y alivia el estrés al contribuir a restablecer el equilibrio de nuestro sistema endocannabinoide.

Este sistema de nuestro organismo es el encargado de regular las funciones del cuerpo a nivel celular. De hecho, los endocannabinoides juegan un papel esencial en la modulación de diversas funciones y procesos de nuestro organismo como la percepción al dolor o el ciclo sueño-vigilia.

¿Ayuda el CBD a combatir el insomnio?

Diversos estudios clínicos identificaron efectos inductores de sueño en el CBD ya que favorece el correcto funcionamiento del sistema nervioso centra y contribuye a regular los niveles de cortisol, reduciendo por tanto los niveles de estrés y ansiedad, entre otros efectos beneficiosos.

En esta línea, investigaciones recientes dejan entrever una evidencia prometedora respecto a su interacción directa en la última etapa del sueño, en la que tiene lugar una mayor actividad cerebral y que se ve más afectada por las posibles situaciones de estrés o ansiedad que puede sufrir una persona.

Por lo tanto, el CBD podría ser eficaz, al menos de forma indirecta, en el tratamiento de problemas como el insomnio ya que está demostrado que contribuye a la relajación, la reducción del estrés o el alivio de la ansiedad. Facilitando por tanto un sueño más profundo y duradero.