Inicio > Consejos de salud > Guía de cuidados tras una operación de prótesis de cadera

Guía de cuidados tras una operación de prótesis de cadera

Consejos, cuidados y recomendaciones para una mejor recuperación tras operarse para la colocación de una prótesis de cadera.

Tras la cirugía de prótesis de cadera, la rehabilitación del paciente es tan, o si cabe incluso más importante,para recuperar el mayor rango posible de movilidad.

Y es que la fractura de cadera, una de las lesiones más habituales en personas de edad avanzada, especialmente en mujeres, debido a la disminución de la masa ósea y el deterioro del tejido causado por la osteoporosis.

Por ello, si te vas a someter a una cirugía de prótesis de cadera o lo va ha hacer un familiar o persona cercana a ti y usted va a ser el responsable de su cuidado tras la cirugía, le recomendamos que con mínimo un mes de anticipación adaptes tu casa a los futuros problemas de movilidad que presentará el convaleciente tras someterse a la artroplastia, término médico con el que se denomina a la sustitución total o parcial de la cadera por una prótesis.

Dado que el período de recuperación o convalecencia después de una cirugía ortopédica implica muchos aspectos a tener en cuenta que determinarán la salud y movilidad a largo plazo, a continuación vamos a enumerar algunos consejos para una mejor recuperación tras la intervención en casos de prótesis de cadera.

Hágase de una cama hospitalaria articulada

A la hora de adaptar nuestro hogar a las necesidades de una persona con problemas de movilidad o con movilidad reducida uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es la cama, ya que es lugar dónde el paciente va a pasar gran parte de las horas del día.

Por ello, para que se sienta más cómodo, lo ideal es contar con una cama hospitalaria articulada cuyo plano sea fácilmente regulable en altura.

Además, es recomendable que se trate de un modelo de cama provista de ruedas para que sea fácil de desplazar y que tenga tres de sus lados libres. Esto facilitará mucho la tarea de subirse y bajarse de la cama así como la aplicación de cuidados por parte del cuidador familiar, si fuera necesario.

Dado que la recuperación tras una operación de prótesis de cadera suele ser rápida, aunque evidentemente varía en función del procedimiento quirúrgico empleado y las características de cada persona, el alquiler camas hospitalarias es una alternativa más rentable que la compra.

Establezca un rutina de ejercicio saludable

La mayoría de los pacientes a los que se les ha colocado de una prótesis de cadera pueden caminar al día siguiente de la cirugía. Eso sí, siempre con mucha precaución y con ayuda de muletas o un andador.

Del mismo modo, la mayoría puede reanudar las actividades normales de su rutina diaria a partir de las 4 a 6 semanas.

Para lograr una recuperación total de la movilidad hay que esperar entre seis y doce meses. Aunque a partir de los dos y cuatro meses se puede hacer vida normal como volver al trabajo, pasear, etc. Siempre claro con ciertas limitaciones y mucha precaución.

Para acortar plazos, es importante incorporar una rutina diaria de ejercicio saludable en su programa de rehabilitación.

Al inicio se recomienda caminar gradualmente y realizar actividades y tareas sencillas en el hogar como sentarse y levantarse, subir y bajar las escaleras, etc.

El movimiento es esencial para una recuperación saludable.

Si bien, es importante en esta primera etapa adaptar el hogar eliminando cualquier elemento que pueda provocar una caída como alfombras, cables o mobiliario en medio de pasillos y zonas de paso.

Cuide la dieta y vigile el peso.

El exceso de peso puede estresar la nueva prótesis de cadera y aumentar el desgaste aumentando el riesgo de posibles complicaciones.

Mantener un peso corporal saludable antes y después de su cirugía será de gran ayuda en el proceso de recuperación y alargará la vida útil final de la prótesis.

Por ello, hay que llevar una dieta equilibrada incorporando alimentos ricos en hierro y fibra, así como la toma de abundantes líquidos, especialmente durante todo el proceso de recuperación.

La artroplastia de cadera suele tener una tasa de éxito muy elevada pero el proceso de recuperación tras la intervención es lento y complejo y requiere de la colaboración del paciente.

Hay que tener paciencia. Ser constante y seguir las indicaciones del médico, fisioterapeuta y resto del personal sanitario.

Especialmente en la primera etapa de la recuperación es importante solicitar ayuda a amigos, familiares o cuidadores y asegurarse de que alguien estará disponible para prestar la ayuda necesaria a la hora de realizar tareas como bañarse, cambiarse de ropa, cocinar, etc.

No se desespere si no ve avances. Aproximadamente la fuerza muscular y la movilidad no se recupera totalmente hasta un año después de la colocación de la prótesis de cadera.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies