Inicio > Audición > Los implantes de conducción osea como alternativa a los audífonos

Los implantes de conducción osea como alternativa a los audífonos

Los implantes de conducción osea como alternativa a los audífonos - qué son y cómo funcionan

Los implantes de conducción ósea son una opción alternativa a los audífonos, adecuados para personas con pérdida auditiva conductiva y mixta, ya sean niños o adultos, así como para aquellos con sordera unilateral.

También pueden ayudar a las personas que no pueden usar audífonos convencionales por razones médicas o anatómicas.

Por ello, te invitamos a leer este artículo para saber si los implantes de conducción ósea son una buena alternativa a los audífonos para ti.

¿Sufres infecciones crónicas en el oído o algún problema anatómico que te impide usar audífonos convencionales? ¿Llevar audífono irrita tus oídos? ¿Tienes sordera unilateral?, es decir, solo puedes escuchar por un oído.

Si has respondido afirmativamente a alguna de estas preguntas, deberías considerar la opción de usar un dispositivo de conducción ósea para mejorar tu audición.

Si bien, el tipo de dispositivo más adecuado para usted dependerá de su pérdida auditiva, la condición de su piel y huesos, así como sus preferencias personales.

¿Qué es la conducción ósea?

Básicamente hay dos formas de escuchar los sonidos.

En la primera las ondas sonoras viajan a través del canal auditivo hasta llegar al tímpano. Esta forma de audición se denomina conducción aérea.

En la conducción ósea el proceso de escucha es diferente. En este caso las vibraciones sonoras viajan a través de los huesos de nuestra cabeza evitando el tímpano y transmitiendo directamente los sonidos directamente a la cóclea, también conocida como caracol.

La cóclea es la parte “auditiva” del oído interno ya que es la responsable de transformar los sonidos en mensajes nerviosos para que sean interpretados por nuestro cerebro.

Ambos tipos de audición trabajan juntos para ayudarnos a escuchar y percibir el sonido.

Cómo funcionan los implantes de conducción ósea

Los implantes de conducción ósea ofrecen una experiencia auditiva más completa al aprovechar capacidad natural del cuerpo para transferir el sonido. Por ello, proporcionan una experiencia auditiva más completa a aquellas personas con pérdida auditiva unilateral, pérdida auditiva conductiva o pérdida auditiva mixta.

Para lograrlo, en la conducción ósea las vibraciones de sonido se envían directamente al oído interno a través del hueso del cráneo hasta llegar a la cóclea evitando el paso por las partes dañadas o bloqueadas del oído.

La cóclea transforma estas vibraciones en impulsos eléctricos que son trasladados al cerebro a través de nervios sensoriales.

Posteriormente, el cerebro traduce esos impulsos en sonidos que podemos reconocer y entender.

Un sistema de conducción ósea se compone de tres partes diferenciadas:

· Un pequeño implante de titanio que se inserta quirúrgicamente en el hueso, justo detrás de la oreja

· Un pilar o un imán que conecta el implante y el procesador de sonido

· Un procesador de sonido externo que se adhiere al implante.

Estos tres elementos de forma conjunta son los encargados de enviar las vibraciones de sonido directamente a través del hueso al órgano auditivo en la cóclea evitando el paso por la sección del oído que no funciona.

¿En qué se diferencian los implantes de conducción ósea de los audífonos?

Una vez activado el procesador de sonido del implante, este recoge las ondas de sonido de la misma manera que un audífono convencional.

Sin embargo, en lugar de enviar estas ondas de sonido a través del canal auditivo, las transforma en vibraciones de sonido que posteriormente son enviadas a través del hueso del cráneo, evitando así el paso por el oído externo y medio.

Gracias a la conexión directa que existe entre el procesador de sonido y el hueso, la piel no amortigua las vibraciones del sonido, proporcionando un sonido más claro y una experiencia más natural.

¿Qué sucede si tengo sordera unilateral?

En los casos de sordera unilateral el implante funciona de forma ligeramente diferente a cuando se trata de personas con una pérdida auditiva conductiva o mixta.

El dispositivo con anclaje óseo se coloca detrás del “oído no auditivo”.

Las ondas de sonido son recogidas por el procesador y luego transferidas a través de los huesos del cráneo, al oído auditivo. Esto permite la detección de sonidos provenientes del “lado no auditivo”.

Los implantes de conducción ósea son una solución clínicamente probada para la pérdida auditiva desde hace más de 30 años.

Si bien, dado que hay muchos tipos de implantes de conducción ósea disponibles, un audiólogo es el profesional más indicado para acompañarlo en el camino hacia la audición.

No lo dude y consulte a su audiólogo todo lo que desea saber sobre los implantes de conducción ósea.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies