Inicio > Discapacidad > Por qué es Necesario el Cambio de Posiciones para los Pacientes en Cama

Por qué es Necesario el Cambio de Posiciones para los Pacientes en Cama

Por qué es Necesario el Cambio de Posiciones para los Pacientes en Cama

Sin duda alguna, una de las mayores preocupaciones de todo cuidador, sin importar de que se trata de un familiar o cuidador profesional, es proporcionar el máximo nivel de confort y comodidad al paciente, especialmente si se trata de personas encamadas.

De ahí la importancia de saber colocar a un paciente postrado en la cama en una posición anatómica que garantice buena alineación del cuerpo para aliviar posibles dolores, favorecer la respiración y la circulación, etc.

Especialmente importante resulta que dicha posición contribuya a aliviar los puntos de presión local causantes de las temidas escaras o úlceras por presión.

Las mejores posiciones anatómicas para pacientes en la cama

A continuación enumeraremos una breve lista con las posiciones anatómicas básicas para pacientes encamados que todo cuidador deberías conocer.

Posición de decúbito supino

El paciente se acuesta boca arriba permaneciendo sus piernas completamente extendidas y los brazos correctamente alineados.

Para mayor comodidad se pueden utilizar dispositivos de apoyo adicionales.

Posición de decúbito prono

El paciente permanece tendido boca abajo con la cabeza vuelta hacia un lado asegurándose que el cuello mantiene una posición neutra.

Las piernas permanecen extendidas al igual que los brazos, los cuales se colocan pegados al tronco del paciente con la palma de la mano mirando hacia arriba.

Posición de decúbito lateral

En esta posición se acuesta al paciente de lado, ya sea al lado izquierdo o derecho, con la pierna superior sobre la pierna inferior. Esta posición ayuda a aliviar la presión sobre las zonas más vulnerables a la formación de escaras como la región sacra o los talones.

Posición inglesa, de sims o semiprona

Se trata de una posición anatómica muy similar a la posición decúbito prono o lateral pero en este caso el cuerpo del paciente paciente se coloca de lado de tal manera que la parte superior de la pierna permanece flexionada hacia el pecho mientras que la parte superior del brazo se dobla hacia el codo.

Para mayor comodidad se puede colocar una almohada bajo la cabeza y el codo del paciente, y otra entre ambas piernas.

Posición de Fowler y Semi Fowler

Esta posición está aconsejada especialmente para personas con graves problemas respiratorios.

En la posición de Fowler la cabecera de la cama se coloca en un ángulo de 90 grados respecto a los pies. Las caderas pueden o no estar flexionadas. Los brazos permanecen extendidos.

La posición anatómica de Semi Fowler es muy similar pero en este caso la inclinación de la cabecera debe ser de unos 30° y los brazos pueden estar ligeramente flexionados.

Posición ortopneica

Esta posición anatómica es muy habitual en el caso de pacientes con dificultades respiratorias.

Se caracteriza porque el paciente se sienta a un lado de la cama con la cabeza apoyada sobre la cama encima de varias almohadas. También se puede apoyar al paciente sobre una mesa.

Posición de Trendelenburg

Esta posición favorece el retorno venoso y la circulación de la sangre a los órganos principales, como la cabeza y el corazón. Por ello, se usa en situaciones de emergencia como la presión arterial está anormalmente baja (hipotensión) y se corre el riesgo de que el paciente se maree o desmaye.

Para adoptar esta posición se coloca la cabecera de la cama más baja que los pies para favorecer por efecto de la gravedad el flujo sanguíneo de vuelta al corazón.

Colocar adecuadamente a un paciente postrado en una cama tiene grandes ventajas tanto para los pacientes o personas encamadas como para los cuidadores.

De ahí la importancia de que el uso habitual de estas posiciones se convierta en una parte natural del cuidado diario de un paciente.

Por ello, si quieres conocer más sobre las mejores posiciones anatómicas para pacientes encamados haz clic aquí para saber más.

En el bienestar de todo paciente juega un papel crucial no sólo cómo se coloca al paciente en la cama sino también si se realizan con la debida frecuencia o no, los necesarios cambios de posiciones.

Por qué es necesario el cambio de posiciones en la cama para pacientes

Dado que estas personas pasan la mayor parte del día postradas en la cama se hace evidente que la posición que van a mantener durante horas es particularmente importante.

Estas posiciones anatómicas no sólo les hacen sentirse más tranquilas y relajadas sino que además alivian el dolor y la presión en zonas susceptibles de sufrir lesiones como úlceras por presión.

También, favorecen la respiración o el flujo sanguíneo. Por lo tanto, tienen un carácter tanto paliativo como preventivo.

Además, estas posiciones facilitan la higiene diaria y la realización de procedimientos rutinarios como la curación de heridas, el vendaje o cambio de apósitos.

Sin olvidar, por supuesto, que aporta mayor grado de dignidad a las personas encamadas.

Por ello, si eres responsable del cuidado de un paciente que permanece largos periodos de tiempo en la cama no lo dudes e infórmate todo lo posible sobre las posiciones anatómicas más aconsejadas y sobre como realizar los cambios de posiciones a un paciente encamado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies